Entradas con la etiqueta ‘Cifrado’

Continuando con el artículo anterior, aquí está la revisión de A night in Tunisia.

A night in Tunisia

Sección A

Sección B

 

Después de dedicar varios artículos al estudio más profundo del cifrado melódico, es momento de revisar los análisis melódicos de A night in Tunisia y All of me.

Los análisis melódicos realizados en aquellas ocasiones sólo indicaban los factores de los acordes presentes en la melodía (por ejemplo, el 3 indicaba la 3ª del acorde, pero no especificaba si era mayor o menor). En este artículo, además, se indica la naturaleza de los intervalos que se forman entre los factores de un acorde y su fundamental (por ejemplo, si la 3ª del acorde forma una 3ª menor con la fundamental, será necesario cifrarlo  b3).
 
A continuación se publican las soluciones revisadas de ambos estándares. Queda para el que lo desee la revisión Blues for Alice.
 
All of me
Sección A

Sección B

Sección C

 

La presencia de bemoles o sostenidos en el cifrado no implica que los grados afectados lleven estas alteraciones. Un bemol indica que al intervalo de referencia se le ha de quitar un semitono; por ejemplo, una 2ª menor (b2) se obtiene quitándole un semitono a una 2ª mayor (2). El siguiente ejemplo nos ilustra bien al respecto (escala Locria de Si). En esta escala hay intervalos distintos a los de la escala de referencia (escala Mayor), como la 2ª menor o la 5ª disminuida.

 

Referente a las notas de un acorde, éstas se clasifican en notas raíz (1, 3, 5, 7) y tensiones (9, 11, 13).

 

En el artículo anterior apareció un recuadro con los diferentes intervalos y sus respectivos cifrados. El recuadro siguiente es un extracto suyo que atañe a las notas raíz de un acorde más frecuentes.

 

Este otro se refiere a las tensiones. La 9ª, la 11ª y la 13ª son realmente una 2ª, una 4ª y una 6ª, respectivamente, con una octava de por medio.

 

 

Las notas de una melodía se clasifican en principales y secundarias. Las notas principales son aquellas que pertenecen al acorde, es decir, las notas raíz más las tensiones permitidas. Las secundarias son todas aquellas que sean extrañas al acorde. En ocasiones, dependiendo de su interpretación, una nota puede considerarse como principal o secundaria.

Pero antes de atender a este asunto, aprendamos cómo se cifra una melodía o una escala. En primer lugar, convendría recordar lo explicado acerca de los intervalos. Para más información léanse los artículos publicados al respecto.
 

Para aprender a cifrar escalas, emplearemos la escala Jónica, popularmente conocida como  escala Mayor. Esta escala sirve de referencia para cifrar todas las demás.

Los números  hacen referencia al intervalo formado por cada nota de la escala y la tónica. En el siguiente cuadro se muestran las respectivas correspondencias entre cada intervalo y su cifrado. De los intervalos aumentados y disminuidos, sólo se mencionan la 4ª aumentada y la 5ª disminuida; el resto, de momento, no es necesario.

 
A continuación se muestra cómo se cifra la escala Dórica y la escala Blues. En la Dórica, el 3er grado y el 7º forman intervalos menores con la tónica; esta es la razón por la que hay un bemol en sus respectivos cifrados. Algo similar sucede con la escala Blues.

El sistema tradicional de cifrado basado en números arábigos se denomina cifrado interválico, ya que sirve para indicar la construcción de los acordes. El sistema basado en el uso de números romanos se denomina cifrado funcional, y se utiliza, como su nombre indica, en los análisis funcionales.

Los números se colocan siempre debajo del bajo, y sirven para señalar los intervalos que se producen entre las notas más significativas de un acorde y la que haya en ese instante en el bajo.
 
Los acordes en estado fundamental no se cifran, aunque en ocasiones se recurre a los números 3, 5 y 8 para indicar qué nota debe ir en la soprano. Igualmente, se emplea el 5 para evitar algún tipo de confusión; por ejemplo, cuando se emplean varios acordes sobre una misma nota.

 

Cualquier alteración o signo sin indicación numérica se refiere siempre a la 3ª respecto a la nota que haya en el bajo. 

 

Las notas alteradas de un acorde siempre han de especificarse, salvo si están en el bajo o las alteraciones vienen dadas por la armadura. Para ello, se emplearán las alteraciones delante de la cifra que exprese el intervalo. El signo + señala a la sensible. 

 

Supondremos siempre que la 5ª de un acorde es  justa, por lo que no es necesario cifrarla, aunque esté alterada en la partitura. En el caso de que la 5ª sea disminuida, emplearemos un 5 barrado. El barrado señala siempre intervalos disminuidos. 

 

Una cifra seguida de una línea indica un cambio de posición en el bajo o el uso de notas de adorno en él, sin que ello implique un cambio de acorde. 

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro