Archivo de la categoría ‘Otros acordes diatónicos’

Los acordes de 6 y 7 notas son infrecuentes durante la práctica común. Hemos de esperar a prácticas posteriores para encontrarnos con ellos merced a nuevas necesidades expresivas de los compositores (por ejemplo, en las progresiones armónicas de autores como Debussy o Ravel) . Las pocas veces que éstos aparecen pueden justificarse sus factores superiores como ornamentos melódicos como la apoyatura y el retardo, o la fundamental de tales acordes como notas pedales (tal como vimos que sucedía con los acordes de sobretónica).

La resolución normal de los factores superiores (11ª y 13ª) es la esperada por su condición de disonancias en relación con los factores inferiores del acorde. La 11ª tiende a resolver sobre la 10ª (3ª del acorde) y la 13ª sobre la 12ª (5ª del acorde). En ambos casos, es normal omitir los factores sobre los que resuelven ambos factores superiores. Dicha omisión suele ir acompañada de otras cuando empleamos una textura coral de cuatro voces.

Hoy estudiaremos un par de ejemplos de acordes de sobretónica.

El primero de ellos pertenece al final del primer movimiento de la Sonata KV 330 de Mozart. Éste es un claro ejemplo de acorde de sobretónica originado por el retardo en la resolución del acorde de dominante en la cadencia final. El efecto conseguido al desplazar la tónica del tiempo fuerte se asemeja mucho al producido cuando se emplean apoyaturas.

El segundo caso pertenece a la Sonata op.14 nº1 de Beethoven. El fragmento ha sido extraído de su segundo movimiento. A diferencia del caso anterior, primero, el acorde de sobretónica está formado por la superposición de un VII sobre la tónica (en lugar de una séptima de dominante), y, segundo, su origen podría explicarse a consecuencia del uso una nota pedal de tónica. En cualquier caso, podemos percirbir en ambos casos que sus usos atienden más a una razón de color que a un intento real de creación de un acorde de oncena o trecena.

Con el nombre de acordes de sobretónica se conoce una serie de agregados verticales originados por la superposición de un acorde de dominante sobre la tónica de la tonalidad. La presencia de estos acordes suele deberse a la prolongación de los factores de un acorde de dominante, a modo de retardos o apoyaturas, sobre la tónica situada en el bajo, posponiendo así su resolución. Asimismo, podría explicarse su formación por el uso de una nota pedal de tónica. En cualquier caso, atendiendo a lo explicado, resulta inapropiado entenderlo como un caso de acorde de oncena o trecena.

Su resolución normal, como es obvio, obedece a la resolución regular de un acorde de dominante hacia la tónica. Asimismo, puede emplearse sobre la tónica cualquier acorde con función de dominante (véanse los distintos casos del gráfico).

Finalmente, en la escritura coral a 4 voces es preciso prescindir de algún factor. Suele omitirse normalmente la 5ª del acorde de V – factor que se oye como armónico de la fundamental.

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro