Los hidratos de carbono (I)

 
Son biomoléculas orgánicas, también conocidos como glúcidos o azúcares. Son moléculas capaces de generar energía al descomponerse, es decir, son moléculas energéticas.

Los seres vivos las utilizan como fuentes de energía rápida al digerirlas.

Los vegetales captan la energía solar y con ella son capaces de fabricar azúcares mediante la fotosíntesis. Cuantos más enlaces tengan estas moléculas, más energía tendrán, lo que significa, que los glúcidos en forma de monosacáridos o disacáridos (2 monosacáridos) tendrán menos potencial energético que los glúcidos en forma de polisacáridos (muchos monosacáridos unidos), por lo que los seres vivos suelen almacenar estas “sustancias energéticas” en forma de polisacáridos.

Las células extraen la energía de los enlaces mediante la respiración celular. La fructosa, la galactosa y la glucosa son los compuestos más importantes a la hora de almacenar la energía solar. La lactosa y la sacarosa son los disacáridos energéticos de rápida movilización. Mientras que sustancias como el glucógeno (en animales) o el almidón (en vegetales) son sustancias de reserva de glucosa.

Además de servir como almacenadores energéticos, los azúcares tienen una importante función estructural, es decir, están formando parte de estructuras. Por ejemplo, la ribosa y la desoxirribosa (monosacáridos), son azúcares presentes en el ARN y ADN. El agar-agar (heteropolisacárido) forma parte de la estructura de muchas algas. La quitina (polisacárido de N-acetil-glucosamina) forma parte de caparazones, exoesqueletos de insectos y mandíbulas de anélidos. La celulosa y hemicelulosa (polisacáridos de β-D-glucosa) aparecen en las paredes vegetales, y los peptidoglicanos, en las paredes bacterianas. La pectina ayuda a la unión entre células vegetales y el ácido hialurónico (glucoproteína) junto con la condroitina (glucoproteína) ayudan a unir tejidos animales (conjuntivo, óseo y cartilaginoso).

A parte de estas funciones, existen algunos glúcidos con funciones específicas como algunas glucoproteínas y glucolípidos que actúan como antígenos dentro del sistema inmunológico. La heparina (glucoproteína) funciona como anticoagulante en la sangre. La estreptomicina (aminoglucósido) es un antibiótico. Las mucinas (glucoproteínas) son lubricantes. Los mucílagos y las gomas (heteropolisacáridos) tienen función de defensa tanto dentro como fuera de las células.

Por lo que podemos resumir que las funciones más importantes de los hidratos de carbono son:

-Función energética.

-Función estructural.

-Funciones específicas de algunos azúcares.

 

 

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio

Categorías
Canal Sapo Sabio
Numen, rock progresivo