Entradas con la etiqueta ‘octavas y quintas seguidas’

La Armonía, aparte de estudiar los acordes y las relaciones que se establecen entre ellos, nos proporciona una serie de preceptos referidos a la conducción de voces. Tradicionalmente la enseñanza de esta materia se ha centrado en la práctica común, es decir, en el período comprendido entre la aparición del sentimiento armónico y el fin, a principios del siglo XX, del dominio del sistema tonal bimodal. Durante este período  el tratamiento armónico aplicado por los compositores  obedeció grosso modo a unas conductas comúnmente asumidas por todos. La Armonía ha sintetizado dichos procedimientos en una serie de normas generales que nos ayudan a reproducir los usos y maneras de este sistema.

Este artículo se centra en el caso particular del movimiento paralelo. Pero, antes de seguir, veamos qué tipos de movimientos armónicos hay. Cada tipo viene definido por la dirección que toma una voz respecto a otra al moverse de una nota a otra. Su clasificación es la siguiente:

  • Movimiento Directo: Las dos voces se mueven en la misma dirección.
  • Movimiento Paralelo: Como el movimiento directo, pero manteniendo el intervalo en cada movimiento.
  • Movimiento Contrario: Las dos voces se mueven en distintas direcciones.
  • Movimiento Oblicuo: Mientras una voz se mantiene quieta, la otra se mueve.

El movimiento paralelo es el más perseguido cuando se trata de mover partes reales, pues compromete la independencia de las voces. Especialmente son punibles la sucesión de octavas y de quintas entre dos voces determinadas (octavas y quintas seguidas o consecutivas). En caso de utilizar este tipo de movimiento, empléense  prudencialmente terceras o sextas consecutivas.

Toda regla tiene sus excepciones. Se permiten dos quintas seguidas cuando la segunda de ellas es disminuida. Hay quien también las tolera cuando la disminuida es la primera, aunque esta práctica supone la resolución irregular de un tritono. Asimismo deberíamos llevar cuidado cuando se producen con el bajo, ya que su presencia es más notoria.

Para acabar, dos apuntes. Primero, no se consideran octavas seguidas la duplicación de una parte real en una octava distinta; este tipo de partes recibe el nombre de partes aparentes. Segundo, en ocasiones, por movimiento contrario, se pueden formar también octavas y quintas seguidas; éstas también están prohibidas.

 

Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro