Entradas con la etiqueta ‘Dominantes’

Las dominantes de las dominantes secundarias se denominan dominantes por extensión. En algunos libros, las dominantes por extensión son catalogadas como dominantes secundarias, por su semejanza en cuanto al rol que desempeñan en las estructuras armónicas en las que se hallan. Se emplean para alargar la cadena de dominantes, con lo que se crea un clima sonoro inestable. Podemos encontrar ejemplos de ello en temas como Rhythm Change, Perdido o Scrapple from the Apple.

 

 

Denominamos dominantes sustitutas a aquellos acordes que pueden ser intercambiables sin cambiar de función. Para poder realizar estos cambios tenemos que encontrar dos acordes que tengan el mismo tritono, si esto no ocurre, no se puede sustituir uno por otro. Recordemos que la sonoridad característica de las séptimas de dominante es el tritono. Un acorde sustituto de otro se encuentra a distancia de tritono; por ejemplo , G7 y Db7. Estos dos acordes comparten el mismo tritono, como podemos observar en la ilustración de arriba, y, por tanto, su resolución (factor clave para la sustitución). Solemos encontrar estos casos en las cadenas armónicas de II V I. 

 Calificamos de funcional a aquella música cuya armonía está basada en el uso de las funciones armónicas. La mayor parte del repertorio jazzístico es funcional, de la misma forma que lo son otros estilos, como la música tonal clásica o la música moderna ligera. Para más información sobre este asunto, léase el artículo sobre Funciones tonales I.

Una de las funciones tonales es la función de dominante. Los acordes de séptima de dominante poseen esta función. Dependiendo de su comportamiento o misión dentro de una progresión armónica, podemos clasificarlos en:

  • Dominantes principales
  • Dominantes secundarias
  • Dominantes por extensión
  • Dominantes sustitutas

Los acordes de séptima de dominante poseen una estructura interna propia: fundamental, 3ª mayor, 5ª justa y 7ª menor (1, 3, 5, b7). Su esencia sonora está marcada por la presencia de una disonancia especial: el tritono. Éste siempre está formado por la 3ª y la 7ª del acorde.  Nuestro oído siente la necesidad de escuchar su resolución en una consonancia. La sensible normalmente resuelve sobre la tónica, mientras la 7ª desciende de grado (resolución regular) sobre la mediante. Para más información, léase también el artículo sobre la Resolución regular de la séptima de dominante.

Toda tonalidad tiene su propio tritono que, como ya hemos explicado, está contenido en la dominante principal. El modo de esa tonalidad vendrá marcado por su resolución. El acorde de G7 es la dominante principal de Do mayor y de Do menor.

Las dominantes secundarias son las dominantes respectivas del resto de grados de una tonalidad o escala, a excepción del VII grado que, por su naturaleza , según la mayoría de los teóricos, no se presta a ser tonicalizado. Más adelante abordaremos esta última cuestión.En la siguiente tabla vemos las distintas dominantes secundarias de Do mayor.

No debe interpretarse la aparición de este tipo de acordes como modulación, sino como un enriquecimiento de la tonalidad original. 

* Este acorde es conocido como la dominante de la dominante.

 

Una vez hemos teorizado sobre la resolución regular de la séptima sobre dominante, es el momento de estudiar al menos un ejemplo de cada uno de sus estados. Las siguientes ilustraciones son extractos de El álbum de la juventud de R. Schumann.

El estado fundamental es muy corriente, particularmente en puntos cadenciales debido a la fuerza tonal del salto de cuarta ascendente o quinta descendente producido en el bajo por el movimiento de fundamentales. Su resolución puede desembocar en un acorde de tónica sin quinta (nota absolutamente prescindible y que nadie echará de menos).

Marcha del soldado

Sus inversiones contribuyen a la continuidad melódica del bajo, pues suelen emplearse para crear un movimiento conjunto en esta parte. Especial precaución requiere el uso de la segunda inversión, ya que, como veremos en otro artículo dedicado expresamente a su estudio, su origen responde a un uso ornamental (frecuentemente como acorde de unión).

Marcha del soldado

La segunda inversión que hay en el siguiente fragmento  es fruto de un cambio de posición que se produce en el bajo. Nuestra memoria auditiva retiene la séptima a pesar de que deja de oírse tras el cambio de estado.

Canción de Guerra

El giro melódico producido por un descenso por movimiento conjunto de la fundamental del acorde a su séptima muestra el origen de este factor como disonancia de paso.

Roundelay

Por último veremos un caso de séptima de dominante que resuelve al VI grado. Aunque teóricos como W. Piston la consideran una resolución irregular por no tratarse de la tónica, su habitual uso en la formación de las cadencias rotas y su resolución regular del tritono merece que se le mencione en este apartado. La ilustración pertenece a un coral de J.S.Bach titulado O Gott,du frommer Gott.

Dentro de los acordes de cuatro sonidos (acordes cuatríadas) sobresale por su importancia uno: el acorde de séptima sobre la dominante. Su sonoridad es característica no sólo por la séptima menor que hay en su estructura, sino también porque aloja una quinta disminuida (tritono), disonancia armónica propia de la función de dominante.

La séptima de dominante se construye añadiendo una tercera sobre el acorde perfecto mayor que se forma sobre la dominante del modo mayor y menor. Recuérdese que, para que esto último sea posible, hemos de utilizar en el modo menor las variantes armónica o melódica ascendente.

Sirva como norma general para la resolución regular de intervalos armónicos disonantes la siguiente indicación: debemos resolver una disonancia armónica moviendo cada una de sus notas por movimiento conjunto y contrario, preferentemente, de manera que formen una consonancia.

En el caso de la séptima de dominante, hemos de prestar especial atención al tritono. El tritono está formado por la sensible de la tonalidad y el IV grado. La tendencia natural de la sensible es la de resolver ascendentemente hacia la tónica, lo que en cierta medida condiciona al IV grado (la séptima del acorde) para resolver descendentemente de grado.

Este acorde resuelve normalmente sobre el acorde de tónica. También es posible su resolución sobre el de submediante (VI).

En el gráfico de abajo aperece este acorde en sus diferentes estados (estado fundamental más sus tres inversiones) junto con sus cifrados correspondientes. Con una flecha roja se señala la resolución de la sensible, mientras que con una azul se señala la séptima del acorde. El resto de factores acórdicos resuelve haciendo caso de  la normativa acerca de la conducción de voces. En el caso del estado fundamental, su resolución sobre la tónica implica que uno de los dos acordes aparezca con su quinta suprimida con el fin de evitar faltas.

Esta entrada sólo pretende ser una aproximación a la resolución regular de la séptima de dominante. Dedicaremos posteriores entradas a su aplicación, así como a otros usos menos escolásticos.

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro