Quisiera aprovechar especialmente los tres últimos artículos dedicados a las funciones tonales para realizar la tarea que propongo en este artículo, que no es otra que la de armonizar una melodía que haga función de tiple o soprano.

El caso que vamos a tratar está en una única tonalidad: Do mayor. Además, para armonizar sólo emplearemos acordes tríadas perfectos mayores y menores en estado fundamental, lo que limitará el número de posibilidades de armonización. Tampoco utilizaremos notas de adorno.

Antes de empezar, tengamos en cuenta que cada nota puede pertenecer a tres acordes distintos, según sea fundamental, 3ª o 5ª . De este modo, el I grado, en este caso Do, puede pertenecer a los acordes de I, IV y VI. De estos tres acordes, sólo dos son grados tonales: el I y el IV, y, por tanto, serán los que más usaremos.

Recuérdese que los grados tonales son los acordes formados sobre el I, el IV y el V. Estos acordes son los pilares del sistema tonal y, por consiguiente, debemos fomentar su uso.

Antes de pasar a armonizar, conviene realizar una planificación previa que garantice el sentimiento tonal del ejercicio. Es aconsejable dejar clara la tonalidad nada más comenzar mediante el uso inmediato de los grados tonales. También deberíamos buscar los puntos cadenciales de la melodía, en este caso, sólo al final. La cadencia auténtica perfecta se utiliza preferentemente para concluir un tema, una sección o una pieza entera. Las dos últimas notas de la melodía permiten su uso.

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro