Para finalizar con las sextas aumentadas, estudiaremos un caso de 6ª aumentada alemana. Este acorde, como ya se dijo, es propio del modo menor. Su resolución a la dominante provoca la aparición de dos quintas que son admitidas. No obstante, deberíamos evitar colocarlas en partes extremas con el fin de que su presencia sea más notoria. Normalmente, suele intercalarse un acorde de sexta y cuarta que evita su aparición.

Mozart. Sonata KV 332, I

Su sonoridad es igual que la del acorde de 7ª de dominante, por lo que puede emplearse para modular. Una simple enarmonización parcial nos sitúa en un nuevo tono. Podemos jugar con el fragmento anterior, a modo de simple ejercicio, para experimentar su efecto. Del mismo modo, podemos enarmonizar una 7ª de dominante para transformarla en una alemana e, incluso, una suiza.

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro