Acabamos de ver cómo los intervalos se clasifican según diferentes aspectos. Uno de ellos atiende al número de grados que hay entre las notas formantes del intervalo. La numeración que recibe un intervalo nos informa de modo impreciso acerca de su dimensión verdadera. Es por ello que recurrimos a otra serie de términos o calificativos para dimensionar correctamente un intervalo en términos de tonos. La nomenclatura empleada incluye  los siguientes términos: justo, mayor, menor, aumentado y disminuido.

El uso de la escala de Do mayor puede facilitarnos el aprendizaje de la dimensión exacta de cada intervalo. Los intervalos que se forman a partir de su  I grado son o mayores o justos. De ella deducimos que: primero, los intervalos justos no pueden ser mayores y viceversa; segundo, que cada uno de estos intervalos tiene un número definido de tonos. Véase la siguiente tabla.

Intervalo Número de tonos

 2ª Mayor

3ª M

4ª Justa

5ª J

6ª M

7ª M

8ª J

 1 tono

2 tonos

2 tonos y medio

3 tonos y medio

4 tonos y medio

5 tonos y medio

6 tonos

 A partir de éstos sale el resto de intervalos. Debemos conocer las normas con las que se obtienen:

  • Un intervalo puede transformarse en otro tipo mediante el uso de alteraciones, lo que provocará asimismo un cambio en su dimensión, como se ilustra en la tabla de abajo.
Disminuido Menor Mayor Aumentado
-1 tono -1 semitono intervalo de referencia +1 semitono
  • Los intervalos justos también pueden transformarse, al igual que sucede con los mayores. Los intervalos justos no pueden transformar se en menores.
Disminuido Justo Aumentado
-1 semitono intervalo de referncia +1 semitono

 A continuación tenemos algunos ejemplos de construcción de intervalos melódicos.

El primero de ellos es una tercera menor. Para construirlo, partimos de la 3ª M  (2 tonos) que forman Do y Mi. Para que sea menor (1 tono y medio), hemos de restarle un semitono. Suele alterarse la segunda nota del intervalo, en este caso Mi, que pasará a ser Mib. El resto de intervalos se construye de la misma forma, incluso los descendentes. Con el tiempo, se ha de interiorizar la naturaleza de cada intervalo para no tener que depender de recursos nemotécnicos, como el que  utilizamos en esta entrada.

3 comentarios para “El intervalo II”

  • já:

    ¿cómo se hace y qué hay que tener en cuénta para la inversión de un intervalo? Gracias.

  • Saxojazz:

    Para invertir un intervalo, debes, primero, si el intervalo es ascendente, subir la primera nota del intervalo una 8ª justa y, segundo, situarla detrás de la 2ª nota. Si el intervalo es descendente, lo mismo, pero bajando una 8ª la primera nota. Por ejemplo: Do3-Mi3, inversión Mi3-Do4.

  • já:

    genial, mas sencillo de lo que pensé..
    gracias!

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro