En el artículo anterior expliqué cómo el fenómeno de la modulación podía categorizarse según tres criterios distintos. El primero de ellos se refiere al procedimiento utilizado para pasar de un tono a otro. Dentro de esta categoría existen cuatro procedimientos básicos: modulación diatónica, modulación cromática, modulación enarmónica y modulación abrupta.
 
La modulación diatónica fue quizás el procedimiento más empleado durante el período dominado por la práctica común. Se fundamenta en el uso de un acorde que sea común a ambas tonalidades. Por este motivo, este acorde recibe diferentes nombres: acorde puente, acorde pivote, acorde común, acorde bisagra, etc. También puede realizarse con sólo una nota (nota pivote).
 
La modulación cromática se basa en la transformación cromática de uno de los factores de un acorde.
 
La modulación enarmónica se produce al enarmonizar una o más notas de una acorde; por consiguiente, este procedimiento consiste realmente en un cambio de notación. A nuestra vista se produce un cambio que nuestro oído no percibe. Ciertamente este procedimiento es una variante de la modulación diatónica.
 
Por último, la modulación abrupta es aquella que se da cuando pasamos de un tono a otro sin que se prepare el cambio de tono. No implica necesariamente una modulación a tonos lejanos, pues puede darse perfectamente entre tonos vecinos, como sucede cuando acabamos una sección y empezamos otra en un minueto (por ejemplo, al pasar del minueto I al trío).
 
En los siguientes posts detallaremos cada uno de estos procedimientos.
 

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro