La armonía de jazz ha sufrido una evolución semejante a la producida en la música clásica, es decir, a partir de un lenguaje dominado por acordes tríadas y cuatríadas se ha producido una evolución progresiva mediante el enriquecimiento de los recursos existentes gracias al uso, por ejemplo, de acordes con un mayor número de factores, de acordes con notas añadidas, de acordes con factores alterados cromáticamente, etc. El jazz que podemos llamar clásico, es decir, aquel  al que pertenecen maestros como Charlie Parker o Dexter Gordon, entre otros, se caracteriza por un uso constante de acordes cuatríadas. Normalmente se empleaban estos acordes con su séptima, aunque en ocasiones, para suavizar su sonoridad, se sustituía ésta por la sexta. Con el paso de las décadas, este estilo también evolucionó de distintas maneras. Podemos observar que en el siglo XX han surgido muchas tendencias, tanto en el clásico (música de vanguardia, impresionismo, dodecafonismo, serialismo, minimalismo, música aleatoria, etc.) como en el jazz (be-bop, cool, swing, dixiland, hard bop, free-jazz, etc.).  El siglo XX alumbró también la mezcla y la fusión de lenguajes, lo que dio lugar a estilos como el jazz sinfónico, el latin jazz, jazz flamenco, etc.

 
Para concluir con esta introducción, debemos tener claro que en jazz los acordes base son cuatríadas. La séptima está incluida como parte del acorde y no como parte de las tensiones. A la hora de improvisar, si queremos darle un color más actual a nuestras improvisaciones, emplearemos la parte superior del acorde; por el contrario,  si queremos darle un color más clásico, utilizaremos la parte inferior del acorde.
 

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro