A partir del acorde de 7ª de dominante se obtienen dos tipos de 9ª de dominante dependiendo de si superponemos una 3ª mayor o menor. La nota añadida es el VI de la tonalidad (grado modal).

Es recomendable disponer los factores superiores en las voces agudas con el fin de que nuestro oído perciba este acorde como una novena y no como otro tipo de agregado armónico, como un cluster (caso a). Próximamente, analizaremos algunos casos reales que apoyan este consejo.
 
En cuanto a la resolución de la 9ª, ésta resuelve de grado descendentemente, como si se tratase de una apoyatura o un retardo.
 
El acorde menor puede usarse indistintamente en ambos modos (mixtura modal), contrariamente de lo que sucede con el mayor (caso b).
 
Solemos usar este acorde sin su 5ª en la escritura coral a 4 voces, aunque hay teóricos que admiten la aparición de una 5ª voz, lo que implica realizar el divisi de alguna de las voces (caso c).
 
Por último, en el caso de la 9ª mayor, conviene situar  la 9ª por encima de la sensible, si queremos evitar la sonoridad producida por el intervalo resultante (una segunda 9ª mayor) de hacer caso omiso a esta indicación  (caso d).
 

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro