Otro tipo de nota extraña a los acordes o de adorno es la nota pedal. Hay teóricos que señalan como posible origen la práctica organística de improvisar en los teclados manuales, mientras se mantenía accionado uno de los pedales. Otros sitúan su origen en el desarrollo de la práctica del organum, en la que las notas del cantus firmus se prolongaban mientras otra voz interpretaba un contrapunto muy ornamentado y melismático.

Ciertamente, la mayor parte de las notas pedales se sitúan en el bajo, aunque no hay que desechar la posibilidad de utilizarlas en voces superiores. Por lo que respecta a su uso armónico, la nota pedal suele ser la tónica o la dominante de la tonalidad. La estructura armónica con la que cohabita se muestra independiente de ella, por lo que sus acordes pueden tenerla como nota real o extraña.
 
Habitualmente, podemos encontrar notas pedales en el inicio o final de pieza o sección, como nos muestran los ejemplos elegidos para el caso.

Tchaikovsky. Álbum de la juventud, Canción popular
 
 
J. S. Bach. Clave bien temperado I, fuga 2
 

  

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro