Las notas de floreo o bordaduras, al igual que sucede con las notas de paso, crean continuidad en el discurso melódico. Lo que diferencia un floreo de una nota de paso radica en el hecho de que la nota real que precede a un floreo y sobre la que resuelve es la misma. Igualmente, a pesar de su parecido, el floreo en esencia es más ornamento melódico que la nota de paso.

En cuanto a sus características, éstas son las mismas en lo que respecta a duración, ubicación y cumplimiento de la normativa armónica. Asimismo, los floreos inferiores pueden ser notas alteradas, siempre que se sitúen a distancia de semitono de la nota real a la que adornan.
 
Mozart. Sonata KV 330, I
 

 

 

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro