Solemos clasificar los intervalos armónicos (intervalos producidos por dos notas que suenan simultáneamente) por su grado de consonancia. Valoramos un intervalo de consonante o disonante de forma subjetiva en términos de sonar bien o mal, respectivamente.

El debate sobre el concepto de consonancia se originó en la antigua Grecia. Desde entonces, numerosos han sido los teóricos que han definido la consonancia según el fenómeno físico-armónico. Pero, ¿qué es el fenómeno físico-armónico, también conocido como serie armónica?

Cuando tocamos una nota determinada en un instrumento, esta nota va acompañada de otros sonidos llamados armónicos. La frecuencia de los armónicos no es aleatoria, sino que está determinada por unas relaciones matemáticas que comentaremos en otro momento. Como ejemplo tenéis la serie armónica de Do1 a continuación. Cada vez que tocamos el Do1, suenan todas las demás notas escritas abajo, aunque no seamos conscientes de su presencia.


 

Según el teorema de Tyndall, cuanto más simple sea la relación de frecuencias entre un armónico y la fundamental o primer armónico (en nuestro ejemplo, el Do1), más consonántico será el intervalo que forman. La relación de frecuencias es más simple a medida que nos acercamos a la fundamental. En la serie armónica anterior está más cerca del Do1 el Sol2 que el Mi3, por tanto, el intervalo formado por Do1-Sol2 (5ª justa) es más consonántico que el formado por Do1-Mi3 (3ª mayor). De esto se deduce que los intervalos que aparecen a la izquierda son más consonánticos que los que aparecen a la derecha.

Tinctoris (c.1435-1511) establece el siguiente orden en la clasificación de los intervalos según consonancias o disonancias:

Consonancias perfectas Consonancias imperfectas Disonancias
unísono, 8ª, 5ª y 4ª justas 3ª y 6ª mayores y menores Tritono, 2ª y 7ª

Esta clasificación se ajusta bastante a la actual, aunque en la música tonal la 4ª justa es tratada como si fuese una disonancia por distintas razones (sonoridad arcaica, para unos, invitación a un sistema armónico formado por cuartas en lugar de terceras, para otros). En otro artículo volveremos a tratar este intervalo tan interesante.

Un comentario para “Consonancia y disonancia I”

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro