El objetivo de este artículo es aplicar todo lo aprendido hasta el momento en la armonización de un tiple, incluidas la 1ª y la 2ª inversión. Un buen uso de los distintos estados de un acorde es imprescindible para la elaboración de un bajo melódico y de interés musical.

 Una vez más, insisto en la idea de que un análisis previo facilita la resolución de los posibles problemas y garantiza la consecución de nuestros propósitos.
 
Puede sernos de ayuda el cumplimiento del siguiente plan hasta que tengamos el oficio suficiente para prescindir de él.
 
  1. Búsqueda de su tonalidad.
  2. Búsqueda de las posibles cadencias.
  3. Examen del perfil melódico y un señalización de posibles puntos donde utilizar la 2ª inversión.
  4. Afirmación de la tonalidad desde un principio mediante el uso de los grados tonales.
  5. Uso de los distintos estados para la creación de un bajo melódico cuyo perfil se mueva preferentemente por movimiento contrario al tiple.
El siguiente gráfico muestra la observancia de los 3 primeros pasos. Acerca del 3º, diseños melódicos formados por I-II-III, III-II-I, IV-V-VI, VI-V-IV, I-VII-I, IV-III-IV, entre otros, se prestan para la utilización de la 2ª inversión de paso. Con giros como III-IV-III o V-VI-V, podemos emplear la de floreo.
 
 

 

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro