La presencia de bemoles o sostenidos en el cifrado no implica que los grados afectados lleven estas alteraciones. Un bemol indica que al intervalo de referencia se le ha de quitar un semitono; por ejemplo, una 2ª menor (b2) se obtiene quitándole un semitono a una 2ª mayor (2). El siguiente ejemplo nos ilustra bien al respecto (escala Locria de Si). En esta escala hay intervalos distintos a los de la escala de referencia (escala Mayor), como la 2ª menor o la 5ª disminuida.

 

Referente a las notas de un acorde, éstas se clasifican en notas raíz (1, 3, 5, 7) y tensiones (9, 11, 13).

 

En el artículo anterior apareció un recuadro con los diferentes intervalos y sus respectivos cifrados. El recuadro siguiente es un extracto suyo que atañe a las notas raíz de un acorde más frecuentes.

 

Este otro se refiere a las tensiones. La 9ª, la 11ª y la 13ª son realmente una 2ª, una 4ª y una 6ª, respectivamente, con una octava de por medio.

 

 

Un comentario para “Cifrado americano aplicado a la armonía”

Deja un comentario

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro