Archivo de julio de 2010

Siguiendo con el tema de la enarmonía, hoy trataremos la modulación por medio de la enarmonización del acorde de 7ª disminuida. Su construcción simétrica (sólo por superposición de terceras menores) convierte a este acorde en un recurso armónico interesante para modular a diversas tonalidades. Dicha simetría hace posible que cualquiera de sus factores acórdicos pueda funcionar como sensible.  De este modo, al constar el acorde de cuatro factores, podemos estar en 4 tonalidades distintas. Si además contamos con la posibilidad de estar en modo mayor o menor, o de utilizarlo como dominante secundaria, el número de modulaciones aumenta considerablemente.

En el gráfico puede verse la 7ª disminuida de Do y sus otras tres formas enarmónicas. Enarmonizando conveniente este acorde, podemos situarnos inmediatamente en las tonalidades de La, Mib y Fa# (o Solb).

La enarmonía se produce entre notas diferentes del mismo sonido. Por ejemplo, fa y mi# son notas enarmónicas.

Cuando enarmonizamos un intervalo, podemos hacerlo de dos maneras diferentes: de forma parcial o total. La enarmonización parcial afecta a una de las dos notas del intervalo, mientras que la total afecta a ambas. Normalmente, cuando realizamos una enarmonía total, preferimos que el intervalo resultante no cambie su dimensión y calificación original. En el gráfico siguiente podemos ver distintos casos de enarmonización. Si comparamos el intervalo original del ejemplo con el resultante de la enarmonización total, veremos que ambos son una tercera menor. Por el contrario, las enarmonizaciones parciales provocan cambios en la dimensión y calificación del intervalo a enarmonizar.

Este procedimiento también es aplicable a un acorde. De hecho, resulta muy útil para modular, como veremos en el próximo post. El caso más interesante es el que se refiere a la enarmonización de los acordes de séptima disminuida.

El término instrumento transpositor hace referencia a aquellos instrumentos cuya particella está escrita en una armadura distinta a la real. El saxofón alto en Mib, el corno inglés, la trompeta en Sib, etc. son diferentes casos de instrumentos transpositores.

Cojamos por caso la trompeta en Sib. Cuando un trompetista toca un Do3 escrito, en realidad lo que suena es un Sib2. Por tanto, la relación de lo que suena respecto de lo que se escribe es una 2ª mayor descendente.

Existen trompetas con distintas afinaciones. Basta con ver la amplia gama de trompetas naturales que se utilizaban antes de la invención de los pistones al principio del siglo XIX. En cualquier partitura orquestal de Mozart o de Haydn podemos encontrar ejemplos diversos .

Por otra parte, hay instrumentos transpositores de afinación fija, como el caso del corno inglés que sólo está en Fa. Cuando el intérprete toca un Do3 lo que suena en realidad es un Fa2.

Un caso curioso es el clarinete bajo en Sib cuya transposición depende del sistema de notación escogido. Cuando usamos el sistema alemán, hemos de escribir su parte una 2ª mayor ascendente. Si por el contrario usamos el sistema francés, escribiremos usando una 9ª mayor ascendente.

En cuanto a su análisis formal, esta bossa está compuesta de 16 compases. Su estructura comprende cuatro frases de cuatro compases cada una. Si analizamos las tres primeras, observaremosque son idénticas, aunque cada una está un tono más bajo respecto a su anterior. La cuarta y última frase es totalmente diferente a las demás. Por tanto, podemos afirmar que su estructura completa es: A-A'-A''-B.

Por lo que respecta al aspecto armónico, O barquinho está escrito en Sib mayor. Su armonía es de fácil comprensión, como así demuestran los cuadros siguientes. La estructura de la frase A es la siguiente.

El tema comienza con un I grado. A partir del tercer compás, el compositor utiliza la progresión II-V sustituto (Em7-A7) que resolverá sobre la tónica de la tonalidad nueva (Ab maj7). Si el autor hubiera elegido la progresión II-V sin usar ningún sustituto, ésta estaría formada por Bb m7 – Eb7.

El siguiente cuadro describe las modulaciones que se producen cuando suenan las frases segunda y tercera.

La armonía de la frase B también es sencilla. Está formada por dos progresiones II-V, la primera resuelve sobre el II grado de Sib mayor, mientras la segunda resuelve sobre la tónica.

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro