Archivo de abril de 2010

Los acordes procedentes del intercambio modal pueden emplearse del mismo modo que los diatónicos como acordes puentes para modular ( ver modulación diatónica). Esto es lo que sucede en el primer movimiento de la Sonata op.2 nº2 de Beethoven, donde se produce una modulación de Do mayor a Lab mayor por medio de este procedimiento. Como indica el gráfico, la dominante de Do mayor resuelve sobre el VI de la tonalidad homónima (Do menor). Este VI grado es a su vez el I de Lab mayor. Dicho procedimiento es muy similar a la modulación diatónica; la única diferencia radica en el uso de un acorde justficable dentro de la teoría de la mixtura modal.

En el post de hoy comentaremos un fragmento extraído del segundo movimiento del cuarteto op. 33, nº5, de Haydn. Su tonalidad  es Sib mayor. El interés de este ejemplo radica en el uso de un acorde del tono homónimo (caso de mixtura modal). El acorde en cuestión empleado en este fragmento es la subdominante menor. El hecho de que este acorde se emplease en primera inversión no es casual. Por medio de su 1ª inversión Haydn sitúa el VI rebajado en el bajo y prepara la aparición posterior de la sexta aumentada italiana. Podemos encontrar numerosos ejemplos de este procedimiento en obras del inicio de la práctica común como medio para preparar la presencia de los primeros acordes de 6ª aumentada.

 

El concepto de mixtura o intercambio modal, entendido dentro del contexto del sistema tonal bimodal, tiene que ver con la transferencia de acordes de un modo a su homónimo, por ejemplo, de Do mayor a Do menor, y viceversa. Los grados modales determinan en qué modo estamos. Asimismo, estos grados están incluidos en los acordes que pueden ser intercambiados. La misma existencia de las escalas mixtas tiene que ver con este asunto. Los grados modales son el III y el VI grado, aunque hay quien también incluye al VII como tal.

Son muy habituales aquellos acordes que contienen el VI del modo menor para ser usados en el mayor, como el acorde menor de subdominante y la 7ª disminuida. En lo que se refiere a la 7ª disminuida, este acorde llega a superar en uso a su análogo del modo mayor, por lo  que nadie explica este fenómeno como un caso de intercambio modal.

El post de hoy está dedicado a anunciar el segundo vídeo  dedicado a la Armonía tradicional, y que puede verse en este mismo blog o en el canal youtube de El Sapo Sabio.

En esta ocasión, el vídeo trata de la serie armónica y de sus implicaciones en los fundamentos armónicos de la música tonal. Igualmente, en él se muestra la relación entre este fenómeno físico y el origen de los acordes tríadas.

 

 

Dentro de la Historia de la Música se han ido sucediendo una serie de hitos que han supuesto el fin de unas eras y el principio de otras. El acorde de Tristán es uno de ellos dentro del campo armónico por ser culmen de la música tonal a la vez que punto de arranque de nuevos lenguajes armónicos. Este acorde aparece en el inicio del Preludio de Tristán e Isolda (1859) de Wagner.

Sobre este acorde se ha hablado mucho. Asimismo, se ha justificado su origen de múltiples formas (léase el apartado que le dedica Diether de la Motte en su Armonía, Idea Books). En el gráfico siguiente está marcado el célebre acorde en rojo. Personalmente, prefiero la interpretación que defiende su origen en el uso de una sexta aumentada francesa en la que su 3ª es adornada por una apoyatura a distancia de semitono.

 

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro