Archivo de noviembre de 2009

IIIm7

Acorde sobre el modo frigio. Su estructura es (1, b3,5, b7) y su superestructura (b9, 11, b13). Las tensiones a evitar son la b9 y b13. La Tb9 y la Tb13 no se pueden utilizar porque están a distancia de semitono con la 1 y la 5 del acorde, respectivamente. Además, la Tb9 forma un tritono con la 5. La Tb9 y Tb13 son notas a evitar. La T11 puede ser utilizada cuando queramos, ya que cumple las dos reglas antes mencionadas.


IVmaj7

Acorde sobre el modo lidio. Su estructura es (1, 3, 5, 7) y su superestructura (9,#11,13). Con este acorde podemos utilizar todas las tensiones de su superestructura, ya que todas cumplen las normas. Mirar el acorde en el gráfico anterior.
 

IMaj7

Acorde sobre el modo jónico. Su estructura es (1,3,5,7) y su superestructura (9,11,13).  La tensión a evitar es la 11. La T11 no se puede utilizar porque está a distancia de semitono con la 3 del acorde y nos crea tritono con la 7 del acorde. La T11 es una nota a evitar. La T9 y la T13 pueden ser utilizadas cuando queramos, ya que cumplen las dos reglas mencionadas en el anterior post. El acorde con las tensiones permitidas queda de la siguiente forma.
IIm7
 
Acorde sobre el modo dórico. Su estructura es (1,b3,5,b7) y su superestructura (9,11,13).  La tensión a evitar es la13. La T13 no se puede utilizar porque crea un tritono con la b3 del acorde. La T13 es una nota a evitar. La T9 y la T11 pueden ser utilizadas cuando queramos, ya que cumplen las reglas.
 

El acorde está construido en dos partes: por un lado tenemos las notas del acorde (1,3,5,7); por otro, tenemos la superestructura (9,11,13).

Uniendo estas dos partes, obtenemos las siete notas de la escala diatónica.
 
 
A la hora de tocar un estándar, debemos tener cuidado con la superestructura, porque al improvisar no todas las notas son válidas. Sigamos las siguientes reglas fundamentales:
 
  1. Que no esté a distancia de semitono con una nota inferior del acorde.
  2. Que no forme tritono con alguna nota del acorde.
 
Llamaremos a este tipo de notas  notas a evitar (avoid notes). Si desobedecemos estas reglas, obtendremos sonoridades muy disonantes.
 
 
 
 

La armonía de jazz ha sufrido una evolución semejante a la producida en la música clásica, es decir, a partir de un lenguaje dominado por acordes tríadas y cuatríadas se ha producido una evolución progresiva mediante el enriquecimiento de los recursos existentes gracias al uso, por ejemplo, de acordes con un mayor número de factores, de acordes con notas añadidas, de acordes con factores alterados cromáticamente, etc. El jazz que podemos llamar clásico, es decir, aquel  al que pertenecen maestros como Charlie Parker o Dexter Gordon, entre otros, se caracteriza por un uso constante de acordes cuatríadas. Normalmente se empleaban estos acordes con su séptima, aunque en ocasiones, para suavizar su sonoridad, se sustituía ésta por la sexta. Con el paso de las décadas, este estilo también evolucionó de distintas maneras. Podemos observar que en el siglo XX han surgido muchas tendencias, tanto en el clásico (música de vanguardia, impresionismo, dodecafonismo, serialismo, minimalismo, música aleatoria, etc.) como en el jazz (be-bop, cool, swing, dixiland, hard bop, free-jazz, etc.).  El siglo XX alumbró también la mezcla y la fusión de lenguajes, lo que dio lugar a estilos como el jazz sinfónico, el latin jazz, jazz flamenco, etc.

 
Para concluir con esta introducción, debemos tener claro que en jazz los acordes base son cuatríadas. La séptima está incluida como parte del acorde y no como parte de las tensiones. A la hora de improvisar, si queremos darle un color más actual a nuestras improvisaciones, emplearemos la parte superior del acorde; por el contrario,  si queremos darle un color más clásico, utilizaremos la parte inferior del acorde.
 
Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro