Archivo de la categoría ‘Escalas’

El uso de la escala de tonos enteros implica el uso de un número restringido de acordes.

En cuanto a acordes tríadas, sólo disponemos acordes de quinta aumentada. En el siguiente vínculo se explica la manera de emplear este acorde dentro del contexto de la práctica común. Por lo que respecta más alla de la práctica común, las quintas aumentadas proporcionan ese peculiar color que poseen debido a su simetría y a la inexistencia de semitonos. Existen dos quintas aumentadas reales, las formadas sobre el I y II grados, las demás pueden interpretarse como inversiones suyas. Además, con esta escala podemos obtener una 7ª y 9ª de dominante, las 6ª alemana e italiana, y los acordes formados por segundas para formar clusters.

El uso de este sistema escalístico por sí sólo muestra síntomas de agotamiento pronto. Conviene explotar otros aspectos musicales, como el ritmo y la textura, y utilizar este sistema en combinación con otros distintos (modos, escalas pentáfonas, etc.).

Durante el declive de la práctica común, a finales del siglo xIX, hubo una necesidad por parte de los compositores de encontrar recursos musicales nuevos en pro de la renovación artística. Fruto de ello, surgieron nuevos lenguajes y sistemas que podían identificarse con uno u otro compositor.

Uno de los primeros aspectos susceptible de renovación fue el sistema de escalas empleado (hasta el momento dominado por las escalas mayor y menor). Para ello, se recuperaron sistemas arcaicos, como los modos eclesiásticos, se asimilaron modos de origen popular e, incluso, se crearon otros de forma artificial.

En el post de hoy, explicamos en qué consiste una escala de tonos enteros (conocida también en ciertos ámbitos como escala hexátona). Básicamente se construye ordenando en serie  alturas distanciadas por un tono. De esta forma, tenemos dos modos distintos, cada uno de ellos con 6 de las 12 notas de la escala cromática.

Uno de los primeros autores en emplear esta escala fue Claude Debussy. El extracto siguiente procede del Preludio nº 2 "Voiles".

La simetría de dicha escala le proporciona esa sonoridad tan peculiar y, de algún modo, ambigua.Todos sus acordes tríadas son aumentados, lo que contribuye a que se tengan que utilizar otro tipo de recursos en combinación con éste con el fin de evitar su rápido desgaste.

Muchas son las circunstancias que motivaron la decadencia del sistema modal en favor del sistema tonal bimodal: sensibilización de la música, nacimiento de los acordes, asimilación estética de algunos modos por medio de la inclusión de alteraciones, etc.

Tenemos que esperar al final del siglo XIX para que resurgiera la modalidad, aunque sólo como sistema escalístico sobre el que desarrollar nuevos lenguajes armónicos. Es decir, existirá una semejanza en la construcción de los modos, pero no en su uso. El uso del sistema modal tiene más que ver con una búsqueda de color que con una recuperación de los criterios estéticos medievales. Por este motivo, para que el color típico de la modalidad no se vea comprometido, hemos de tener en cuenta dos principios básicos. En primer lugar, hemos de emplear los grados distintivos de cada modo. En segundo lugar, hemos de evitar usar el tritono, tanto como intervalo melódico como armónico, pues puede situarnos en el sistema tonal bimodal.


Una escala mixta, como su nombre indica, está formada por la combinación de tetracordos procedentes de las escalas mayor y menor. Cuando el primer tetracordo procede de la escala mayor y el segundo del menor, hablamos de escala mixta mayor. En caso contrario, estamos ante una escala mixta menor.

Hay dos escalas mixtas mayores dependiendo de si tomamos el segundo tetracordo de la escala menor natural o de la armónica.

Sólo hay una escala mixta menor que coincide con la forma ascendente de la escala menor melódica.
 
 

 

La construcción de una escala menor es muy similar a la de una mayor, pues también pertenece al grupo de las escalas diatónicas. Ambas difieren en su estructura, es decir, en cómo son sus tetracordos respectivos. En las escalas mayores, sus dos tetracordos son iguales (tono-tono-semitono). En el caso de las menores, no lo son. La estructura del primer tetracordo es T-S-T, mientras que la del segundo es S-T-T. Entre tetracordo y tetracordo también hay un tono. La siguiente ilustración nos muestra la escala de La menor.

  

Para tocar esta escala en el piano tenemos que emplear, como sucedía con la escala de Do mayor, las teclas blancas, pero comenzando esta vez por la tecla La.

La escala menor que acabamos de estudiar también se la denomina escala menor natural para distinguirla de dos variantes suyas: la escala menor armónica y la escala menor melódica.

Como puede comprobarse, la diferencia con la natural se da en sus respectivos segundos tetracordos.

Una vez vista su construcción, pasemos a ver cuáles son los pasos a seguir para construir la de Do menor natural. Lo primero es escribir la sucesión de siete notas, partiendo de Do hasta alcanzar el Do una octava alta. Después hemos de comparar la estructura que tenemos con la que necesitamos para que sea menor. Siempre de izquierda a derecha hemos de modificar la altura de las notas mediante alteraciones (sostenidos o bemoles, dependiendo de lo que necesitemos).

En este caso, el primer intervalo (distancia entre dos notas) que hay que modificar es el que se forma entre Re y Mi. En mi escala original tengo un tono de distancia entre ambas. Para que haya entre ellas un semitono en vez de un tono, he de bajar un semitono el Mi. La alteración adecuada para ello es el bemol y, por tanto, sustituiremos el Mi por un Mib. Recordad que siempre hemos de alterar la segunda nota de un intervalo y nunca la primera.

Volvemos a repetir el mismo procedimiento hasta lograr que su estructura sea la correcta. Las notas señaladas con flechas son las que tendremos que alterar para lograr nuestro propósito.

A continuación tenéis más ejemplos.

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro