Archivo de la categoría ‘Sexta aumentada’

Dentro de la Historia de la Música se han ido sucediendo una serie de hitos que han supuesto el fin de unas eras y el principio de otras. El acorde de Tristán es uno de ellos dentro del campo armónico por ser culmen de la música tonal a la vez que punto de arranque de nuevos lenguajes armónicos. Este acorde aparece en el inicio del Preludio de Tristán e Isolda (1859) de Wagner.

Sobre este acorde se ha hablado mucho. Asimismo, se ha justificado su origen de múltiples formas (léase el apartado que le dedica Diether de la Motte en su Armonía, Idea Books). En el gráfico siguiente está marcado el célebre acorde en rojo. Personalmente, prefiero la interpretación que defiende su origen en el uso de una sexta aumentada francesa en la que su 3ª es adornada por una apoyatura a distancia de semitono.

 

Para finalizar con las sextas aumentadas, estudiaremos un caso de 6ª aumentada alemana. Este acorde, como ya se dijo, es propio del modo menor. Su resolución a la dominante provoca la aparición de dos quintas que son admitidas. No obstante, deberíamos evitar colocarlas en partes extremas con el fin de que su presencia sea más notoria. Normalmente, suele intercalarse un acorde de sexta y cuarta que evita su aparición.

Mozart. Sonata KV 332, I

Su sonoridad es igual que la del acorde de 7ª de dominante, por lo que puede emplearse para modular. Una simple enarmonización parcial nos sitúa en un nuevo tono. Podemos jugar con el fragmento anterior, a modo de simple ejercicio, para experimentar su efecto. Del mismo modo, podemos enarmonizar una 7ª de dominante para transformarla en una alemana e, incluso, una suiza.

Hoy comentaremos dos casos de sextas aumentadas. En el primero de ellos, podemos observar el uso de una sexta aumentada italiana. En una textura liviana, como la del ejemplo, a 3 voces, la italiana es la más adecuada por ser la más sencilla. Su resolución al V sigue los principios básicos de conducción de voces: las notas alteradas resuelven según la tendencia natural de sus alteraciones en la 8ª justa.

Mozart. Sonata KV 570, I

El segundo caso nos muestra una francesa. Este acorde contiene, además de la sexta aumentada, una cuarta aumentada, disonancia que contribuye a inestabilizar más, si cabe, el acorde. De nuevo, vemos una resolución escolástica sobre la dominante.

Tchaikovsky. Álbum de la juventud, El pequeño caballero.

 

La familia de los acordes de sexta aumentada es amplia gracias al gran número de variantes que posee el acorde de dominante de la dominante. De este modo, por ejemplo, obtenemos la sexta aumentada italiana a partir de una quinta disminuida sobre sensible, y la alemana a partir de la séptima disminuida. Ésta última, por proceder de un acorde propio del modo menor, es más adecuada para ser empleada en ese modo. Si enharmonizamos su 5ª justa por una 4ª doble aumentada, evitamos contradicciones teóricas y resoluciones irregulares cuando estemos en un modo mayor. Esta forma enharmónica de la alemana se conoce con el nombre de sexta aumentada suiza.

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro