Archivo de la categoría ‘Armaduras’

Para saber la armadura de una tonalidad mayor con sostenidos, hemos de realizar el siguiente cálculo mental: averiguar qué nota está a la distancia de 2ª menor descendente de su tónica. El resultado coincide con la posición del último sostenido de su armadura. De este modo, si queremos saber la armadura de Mi mayor, por ejemplo, buscaremos a partir de Mi su 2ª menor descendente. El resultado es Re#, por tanto su armadura tendrá 4 sostenidos.

En el caso de que tengamos que averiguar mentalmente una tonalidad con bemoles, la tónica de la tonalidad en cuestión señala el penúltimo bemol de su armadura. Por tanto, si queremos saber cuál es la armadura de Mib mayor, su armadura tendrá que incluir como penúltimo bemol el Mib. Su armadura tendrá entonces 3 bemoles.

Para calcular las armaduras de las tonalidades menores, primero hallaremos la tonalidad mayor relativa. Para ello, calcularemos la 3ª menor ascendente a partir de su tónica. Si queremos saber la armadura, por ejemplo, de mi menor, aplicaremos a su tónica una 3ª menor ascendente. El resultado es Sol, por consiguiente, su tonalidad relativa será Sol mayor y su armadura tendrá 1 sostenido.

Hace bastante que en este blog se habló de la construcción de las escalas mayores y menores. Aún así, éste sigue siendo uno de los temas que más consultas privadas genera. Especialmente abundan las preguntas sobre el cálculo de alteraciones de una tonalidad. Dedicaremos este post a dar una serie de trucos para recordar fácilmente las alteraciones de cada tonalidad. Las alteraciones propias suelen ponerse a la derecha de la clave para formar lo que llamamos armadura. Por contra, pueden utilizarse eventualmente, por diversas razones, otras alteraciones aplicadas a las notas (nunca en la armadura) que reciben el nombre de accidentales.

Para hallar la armadura de cualquier tonalidad mayor, podemos utilizar las siguientes reglas nemotécnicas.

1. Todas las tonalidades cuyas tónicas sean notas de la escala mayor (teclas blancas del piano) tienen sostenidos en su armadura, excepto Do mayor, que no tiene ninguna, y Fa mayor, que sólo tiene 1 bemol.
2. Cualquier tonalidad cuya tónica sea una nota sostenida tiene sostenidos en su armadura.
3. Cualquier tonalidad cuya tónica sea una nota bemol tiene bemoles en su armadura.

De este modo, con una armadura formada por sostenidos, tenemos las siguientes tonalidades mayores: Re, Mi, Sol, La, si, Do#, Re#, Mi#, Fa#, Sol#, La#, Si#. Hay ciertas tonalidades cuyo uso es difícil a la vez que absurdo, como, por ejemplo, Si# mayor, enarmónica de Do mayor.

En cuanto a los bemoles, tenemos las siguientes tonalidades menores: Fa, Dob, Reb, Mib, Fab, Solb, Lab, Sib. Igualmente, algunas de ellas pertenecen más al mundo teórico que al práctico, como Fab mayor, tono enarmónico de Mi mayor. No obstante, existen composiciones que discurren por estas tonalidades tan cargadas de alteraciones, como Evocación de la Suite Iberia de Isaac Albéniz, compuesta principalmente sobre la tonalidad de Dob mayor.

La formación de una armadura sigue una serie de convenciones. En el gráfico siguiente se muestra el orden de aparición de sostenidos y el de bemoles. Curiosamente, si comparamos ambos, nos daremos cuenta de  que uno es la imagen especular del otro.

 

Categorías
Archivos
Cursos de interés
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro