Archivo de la categoría ‘Bajo cifrado’


Hoy vamos a realizar un bajo cifrado en el que se incluyen retardos del tipo 43 y 98. Como se puede apreciar en él, su dificultad estriba únicamente en el uso de este tipo de ornamentos.



El primer retardo es del tipo 43. El gráfico siguiente muestra su resolución.



Una vez acabado el primero, es el turno del siguiente, un retardo del tipo 98.
 

  

El artículo de hoy está dedicado a la realización de un bajo cifrado en el que se incluyan acordes en segunda inversión. Asimismo, practicaremos las distintas aplicaciones de esta inversión: acorde de paso, de floreo y cadencial.

Antes de iniciar el ejercicio, conviene señalar todo aquello que sea relevante, como la tonalidad,  la presencia de acordes de resolución especial, secuencias, etc. La utilización de la 2ª inversión es lo más relevante en el ejercicio de hoy. En éste están señaladas sus intervenciones, así como el papel que desempeñan.

Recordemos cómo hemos de enlazar un acorde en 2ª inversión con los acordes de su entorno próximo. Léanse los artículos dedicados a esta cuestión. A continuación hay una posible resolución suya.  Sería recomendable que la soprano poseyera la línea más interesante, a pesar de la escasez de recursos de la que disponemos.

 

Vamos a realizar un ejercicio en el que se contemple el uso de la primera inversión. El siguiente bajo cifrado también incluye una serie de sextas.

Antes de completar y enlazar acordes, deberíamos realizar un análisis previo que nos informe acerca de su plan tonal (Re menor) y de aquellos recursos armónicos que precisan de una atención especial, como es el caso de la serie de 6as que aparece en él.
A continuación hay una posible resolución del ejercicio. Las flechas señalan la duplicación de la 3ª en 2 acordes tríadas en  primera inversión. Recordemos que la 3ª de un acorde suele duplicarse en la primera inversión cuando es un grado tonal o cuando es parte fundamental de un giro melódico de interés. Ambas duplicaciones afectan a sendos grados tonales.

 

Vamos a dedicar este artículo a la realización de uno de los ejercicios más típicos de Armonía: el bajo cifrado. Vamos a comenzar con uno que sólo contenga acordes tríadas en estado fundamental.

Ya vimos anteriormente que no es necesario cifrar un acorde en estado fundamental, salvo que haya una razón para ello (léase el artículo sobre Cifrado interválico).  Por tanto, el siguiente ejercicio no tendrá ninguna cifra. Además, todos los acordes empleados son perfectos mayores o menores.

Si iniciamos el ejercicio utilizando la disposición siguiente, no tardaremos en tener problemas.  El encuentro de todas las voces en un intervalo de 5ª impide la movilidad de las voces interiores para buscar alternativas en su resolución al siguiente acorde y evitar, además, la duplicación de la sensible.

Antes de empezar el ejercicio, conviene examinar el perfil melódico del bajo, ya que un número considerable de giros melódicos de las voces superiores suelen realizarse por movimiento contrario al bajo (flechas rojas). Como puede apreciarse en la resolución de abajo, hemos elegido una disposición del primer acorde más aguda para evitar los problemas anteriores. Siempre que podamos, enlazaremos los acordes de manera que las notas comunes se mantengan en la misma voz (flechas azules), salvo en aquellos casos en los que convenga utilizar otros giros, como el realizado entre el VI y III del compás 3.

Obsérvense también la duplicación de la 3ª en el acorde de VI al resolver un V, y la preparación y resolución del unísono que hay en el tenor en el compás 4. 

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro