Archivo de la categoría ‘Cifrado’

Continuamos nuestro estudio del cifrado americano con el estudio de los acordes cuatríadas. Aplicamos lo dicho sobre los acordes tríadas a su estructura tríadica. Tan sólo añadiremos una séptima o una sexta.

Comenzaremos añadiendo séptimas mayores (5 tonos y medios), menores (5 tonos) y disminuidas (4 tonos y medios). La 7ª mayor se indica Maj7; la menor, 7; y la disminuida, dim7. Veamos cómo se construyen los tres tipos a partir de la nota Do.

A continuación tenemos una tabla con los acordes más habituales de séptima, todos ellos construidos a partir de Do. Un error bastante común por parte de los principiantes es el de atribuir a la 3ª de un acorde la calidad de mayor simplemente por llevar en el cifrado la abreviatura maj, como en el acorde de C-Maj7.

A la hora de cifrar un acorde cuatríada, hemos de seguir el siguiente orden:

  1. Fundamental del acorde
  2. 3ª del acorde
  3. 7ª o 6ª del acorde
  4. Tensiones (las estudiaremos más adelante)
  5. Inversiones, notas pedal y poliacordes (las estudiaremos próximamente)

 

 

En el caso de los acordes con sexta, sólo nos dedicaremos a la adición de sextas mayores (4 tonos y medio) y menores (4 tonos). Suelen usarse estos intervalos en sustitución de la séptima para dotar al acorde un color más suave. Podemos encontrar casos de este tipo de acordes en los finales de sección o pieza. Añadiremos al cifrado un 6 si la sexta es mayor, y si es menor un b6.

Veamos los dos acordes más utilizados con sexta.

Una vez aprendidos los nombres de las notas, continuaremos con el cifrado de los acordes tríadas. Estos acordes están compuestos por terceras y quintas. Las terceras pueden ser mayores, menores, disminuidas y aumentadas, pero en esta entrada sólo nos centraremos  en las mayores y menores. Las quintas pueden ser justas, disminuidas o aumentadas.

Antes de empezar a hablar del cifrado debemos saber que una tercera mayor tienes dos tonos, y que una tercera menor tiene un tono y medio. Cuando ciframos un acorde y no se indica nada, se sobreentiende que su tercera es mayor. Sin embargo, cuando es menor, lo indicamos con el signo menos (-). Pongamos un ejemplo partiendo de la nota Do.

Para las quintas, utilizaremos el mismo procedimiento que con las terceras. Las quintas justas tienen tres tonos y medio, las disminuidas tienen tres tonos, y las quintas aumentadas, cuatro tonos. En cuanto al cifrado, si no se indica nada, se sobreentiende que la quinta es justa; cuando son disminuidas, utilizamos b5; y cuando son aumentadas, utilizamos el signo más (+). Veamos un ejemplo partiendo de la nota Do. 

 

El bemol de las quintas disminuidas no hace referencia a la quinta. Puede conducir al error, especialmente a los principiantes, de que la nota que forma la quinta con la fundamental es bemol siempre. Veamos qué sucede en el siguiente ejemplo.

El último paso consiste en combinar los cifrados explicados cuando manejemos acordes. Los siguientes ejemplos nos muestran distintas combinaciones posibles.

 

Para el estudio de la armonía de jazz y su posterior improvisación, es necesario conocer los cifrados utilizados dentro de este estilo. Sin un dominio de su cifrado es muy difícil poder realizar una improvisación segura y lógica.

Dedicaremos cuatro apartados a su estudio:

  1. Nombre de las notas
  2. Acordes tríadas
  3. Acordes cuatríadas
  4. Inversiones y diferentes tipos de cifrado

Comenzaremos esta primera sección diciendo que el cifrado americano utiliza las siete primeras letras del abecedario: A, B, C, D, E, F y G. Su equivalencia con la notación tradicional es la siguiente:

C D E F G A B
Do Re Mi Fa Sol La Si

Éste sería el cifrado correspondiente a las notas naturales. En el caso de que, además, estén alteradas, se escribirá primero el nombre de la nota y después la alteración.

Ejemplo: G# (Sol sostenido); Gb (Sol bemol)

Ayuda El Sapo Sabio




Categorías
Archivos
Numen, rock progresivo
Comentarios recientes
Canal Youtube Sapo Sabio
Libros de M. Mas Devesa

Fundamentos de Composición
Rivera Editores

Look inside. Mira dentro