Archivo de octubre de 2009

 
La ósmosis
 
Este fenómeno se da cuando existen dos disoluciones con concentraciones diferentes de solutos, las cuales están separadas por una membrana semipermeable que sólo deja pasar el disolvente y no los solutos.
 
Al estar a distintas concentraciones, las disoluciones tienden a igualarse y quedarse a la misma concentración. La forma de conseguir esto es pasando el agua o el disolvente de la zona menos concentrada a la más concentrada, y así se logra que donde había mayor cantidad de soluto éste se diluya consiguiendo la misma concentración que la disolución vecina. Al llegar este momento, se dice que las soluciones son isotónicas (igual de concentradas).
 
Si vemos una célula con su membrana plasmática (semipermeable), veremos que se pueden dar tres casos:
 
-Si la concentración de solutos en el interior de la célula es igual a la concentración de éstos fuera de ella, se dice que el medio externo es isotónico respecto al medio interno y por lo tanto, la membrana plasmática no sufre alteraciones.
 
-Si la concentración de solutos en el interior de la célula es mayor que la concentración de éstos fuera de ella, se dice que el medio externo es hipotónico (menos concentrado) respecto al medio interno. Lo que sucederá en esta situación es que el agua o el disolvente que aparezca en el medio externo tenderá a entrar en el interior celular para igualar las concentraciones, con lo que la célula se hinchará, dándose el fenómeno de turgencia. Esto ocurre con las células de las plantas, cuando pasan un periodo sin riego, en el que pierden agua por evapotranspiración y las sales quedan concentradas en sus células (plantas marchitas). Al añadirles agua, ésta tiende a entrar en las células para igualar las concentraciones (el agua de riego tiene poca concentración de sales en disolución (hipotónica)con respecto al citoplasma de la célula) y produce una turgencia en las células vegetales que hace que las plantas se mantengan erguidas desapareciendo el marchitamiento.

 

     

 

-Si la concentración de solutos en el interior de la célula es menor que la concentración de éstos fuera de ella, se dice que el medio externo es hipertónico (más concentrado) respecto al medio interno. En este caso, pasará la situación contraria, el agua o el disolvente que aparezca en el interior celular tiende a salir para igualar las concentraciones interna y externa. De esta manera la célula empieza a perder agua o el disolvente que contenga y se va arrugando, si esto continúa la membrana celular se rompe, es el fenómeno conocido como plasmólisis, con lo que la célula muere.
 
 
 

 

 

 
 
Las plantas consiguen el agua que necesitan, mediante ósmosis, a través de las raíces.

Conociendo el fenómeno de la ósmosis podemos explicar por qué al beber agua de mar todavía tenemos sed,  y es porque este agua está más concentrada que nuestro medio interno y provoca que perdamos el agua que teníamos en nuestro cuerpo.

 

Las Sales Minerales
 
Las sales minerales forman parte de las biomoléculas, es decir son moléculas que aparecen en los seres vivos, también se las conoce como principios inmediatos, ya que contienen algún elemento químico necesario para las células.
 

 
 
 
Estas sales se pueden encontrar de tres formas en los seres vivos:
 
-Pueden estar precipitadas: forman parte de estructuras sólidas e insolubles. De esta manera dan protección y soporte a los seres vivos (función esquelética). El fosfato cálcico y el carbonato cálcico forman los huesos, la sílice está presente en los caparazones de diatomeas o en las fibras de plantas como las gramíneas,…
 
-Pueden aparecer en disolución: formando aniones (Cl, CO32-, PO43-,…) o cationes (Ca2+, Na+, K+,…) que ayudan a mantener la salinidad del medio impidiendo que esta cambie y que se produzcan fenómenos de ósmosis perjudiciales para la célula. También regulan el pH celular al estar disueltas en el medio. De esta forma son útiles en funciones de transmisión de señales nerviosas o en contracciones musculares.
 
-Pueden aparecer asociadas a moléculas orgánicas, como fosfolípidos (asociados a lípidos) o fosfoprótidos (asociados a proteínas).
 
Las funciones de las sales minerales se pueden resumir en que ayudan a mantener el grado de salinidad del medio al estar disueltas en él; intervienen también en la ósmosis impidiendo la plasmólisis celular (al haber una concentración de sales constante en el interior y exterior celular se mantiene un equilibrio entre el agua que entra y sale de la célula); además forman soluciones tamponadoras con las que mantienen el pH constante; estabilizan dispersiones coloidales; funcionan como sostén de organismos o como protectores de éstos (función esquelética).
 
Aparte de todas estas funciones tienen acciones específicas: el hierro se encuentra en la hemoglobina participando en el transporte de O2 en la sangre; el magnesio aparece en la clorofila que es la encargada de la fotosíntesis en los vegetales; el sodio, el potasio y el magnesio son importantes en la contracción muscular.                          

 

 

Abies  alba

(Abeto blanco)

 

 

Familia: Pináceas (Pinaceae).
 
Descripción: Árbol de unos 30-50 m de altura. El tronco es de un color gris blanquecino y sin ramas en la base. Cuando es joven su copa es puntiaguda y al envejecer se vuelve más redondeada. Las ramas crecen en todas las direcciones. Las hojas son planas, estrechas, con 2 rayas blancas en el envés y con un final romo. Las hojas se colocan en las ramillas de forma opuesta o en varias filas alrededor de las ramillas. Las flores son de dos sexos representados en el mismo árbol, las masculinas son conos esféricos o un poco alargados de color entre amarillento y pardo, que se agrupan al final de las ramillas. Las femeninas, son conos solitarios, erectos y de color verde. El fruto es una piña en forma de cilindro, erecta, con piñones sin cáscara y alados. Las piñas no caen al suelo, se quedan sobre el árbol hasta que se descomponen quedando sólo una vara central que queda pegada a la rama.
 
Época de floración: De abril a julio.
 
Hábitat: Vive en laderas umbrías, sobre suelos profundos. A veces aparece en bosques de hayas en lo que se conoce como “hayedo abetal”. Necesita de climas húmedos.
 
Distribución: Aparece por el centro y sur de Europa. En la península ibérica sólo podemos encontrarlo en los Pirineos.
 
Usos: Se utilizaba en ebanistería, en la fabricación de mástiles de barcos e incluso de instrumentos musicales como órganos, guitarras o violines. Las yemas del abeto se usan en infusión para curar resfriados y tos. La resina se utiliza como bálsamo y cicatrizante. Es un árbol muy usado en jardinería.

 

 

Ayuda El Sapo Sabio

Categorías
Canal Sapo Sabio
Numen, rock progresivo